Apesta

Estoy en shock y sacada de onda, estoy enojada; me molesta que la gente se ría cuando a mi me está sucediendo una desgracia. Regresenme a Yaya por favor, le ruego al cielo que la baje de vuelta un segundo porque necesito un consejo, una charla de esas que solo ella entendía. Y no solo eso, siento que el planeta mismo me mira con cara de enojo por no ser feliz, por no ser positiva y por no decir ¡¡eyyy si, no importa intentemoslo!! ¡aquí voy de nuevo! ¡si se puede! porque si.. desgraciadamente AQUÍ voy de nuevo gente por tercera vez consecutiva a intentar algo que antes fué mi sueño, intentar entrar a un lugar (una escuela en mi caso) en el que ahora sé que no pertenezco, pero madre mía, me retumba la cabeza de sus criticas llenas de curiosidad y asombro. Quisiera verme ahora con otros ojos, pero no con los suyos por supuesto.

Esta vez todo es diferente, y no puedo creer que haya cambiado tanto en tan poco. Estoy planenando hacer un plan (valga la redundancia) sobre mi resurgimiento que viene pronto, pero esta vez por mi porque me lo merezco y porque estoy creciendo mucho gracias a toda esta mierda, vienen cosas buenas lo presiento, necesito conectar conmigo y alejar mi mente un poco, la verdad creo que me estoy volviendo loca porque me vienen a la mente ideas muy descabelladas, pero extrañamente me gusta. Mañana es un día importante, en donde estare expuesta y vulnerable; ya vendré a contar de eso despúes… quizás mañana mismo.

Ciao.

Anuncios

Perder el sentido a los 20

Desde que cumplí 17 la gente suele decirme MUY a menudo que estoy en la mejooooor etapa de mi vida, “disfrútala”, “se te pasa como agua”, “haz tus mejores memorias” y muchas más frases como esas me dicen constantemente, la verdad es que por un tiempo si me lo creí, y pues claro, lo único que me preocupaba era tener fiesta el viernes y no reprobar; el problema empezó cuando salí de la prepa, y tomé la GRANDIOSA decisión de estudiar música, y encima también por cosas del destino (o más bien decisión de mis padres) irme a vivir a Toluca con mis tíos y todo para en un año hacer examen y entrar a una de las mejores universidades del país.

Al principio todo suena bien, planeado, tranquilo, metódico; en mi cabeza NADA podía salir mal. Fui poco realista y en un abrir y cerrar de ojos me dieron tremenda patada, caí de mi nube; ahí me tienen en mi primera crisis existencial, llorando sin saber que hacer. No importa, me levanté, y le dije a mis padres (y al mundo entero): un intento más, muy soñadora intenté seguir con el plan, pero ahora con el transcurso de los meses mi cabeza no deja de decirme ES IMPOSIBLE, mi corazón se volvió incrédulo, realista y tal vez un poco pesimista, estos meses han sido duros, he recibido otras tres o 4 patadas más, la seguridad a veces se me va al suelo; el mundo me hace dudar de mi capacidad (o de mi suerte) y realmente NO SÉ si llegue el día en que este sentir pase.

Ahora tengo 20 y a veces me pregunto por qué hago lo que hago, a menudo dudo sobre el camino que estoy tomando. Y si cuando tenía 17 me hubieran dicho que lloraria mil veces por esta incertidumbre al futuro JAMÁS lo hubiera creído, no sé, creo que por ser humano es normal sentirse así, y eso me hace sentir unida al mundo. Y se que puede sonar un poco depresivo esto pero ¿Que sentido tiene que esté unida al mundo? ¿De que me sirve a mi… (o al mundo)?.

Llámame pesimista pero que terrible tener 20.

 

Para ti que lo puedes todo

Esto es para ti, porque me di cuenta que en serio lo puedes todo, porque te vi llorando mientras te veías al espejo y meneabas la cabeza de un lado a otro, con ganas de abandonarlo todo. Y en eso me detuve, te vi a los ojos y te dije: por mas que quieras… sabes que no te vas a rendir ¿verdad? porque esto es tu sueño y quieres respuestas, por tanto que deseas rendirte y darle la razón a todos los que no creen en ti sabes que no puedes; llámale orgullo, llámale ambición, llámale como quieras, pero eso es lo que te mantiene y lo que te mantendrá, aunque sea con un rayito de esperanza; lloralo, gritalo, huye en tu cabeza, corre, rompelo, pero después, cuando creas que ya es suficiente vuelve a tu corazón, a tu computador, a tu celular a donde quieras y creas que encontrarás contactos, ideas o respuestas y de ahí ya no te detengas NUNCA.

Ya estuvo bueno, date a ti misma una lección pon un plan y una meta. Cuando lo logres me escribes de vuelta y te diré nuevamente: esto es para ti que lo puedes TODO.

Mi permanencia

Posiblemente te parezca que todas las mañanas son las mismas. La hora de levantarte es tan rutinaria que te da la sensación de haber experimentado eso antes.

Hoy me levante a las 7:26, mismo sol, misma vida, misma familia; pero extrañamente me percaté que no era la misma mañana, a pesar de que se me hacía tarde para comenzar mis labores, mis ojos se quedaron viendo el techo varios minutos sintiendo cada respiración, y cada impacto sucedido en mi cuerpo, en mi ser; segundo tras segundo.

El clima era distinto, un día sin sol con el termómetro en su lugar, no frío, no calor. Ni si quiera lo pensé, pero mi cuerpo sabía que este momento en definitiva era único, nunca antes lo había vivido y dudaba en volverlo a vivir, incluso creo que soñé con esto. La cosa es que mi vida estaba cambiando, estaba un poco desequilibrada pero a la vez centrada, ¿acaso me había enamorado? O fué todo lo contrario, creo que es momento de dejarlo ir, o de dejarme llevar.

En definitiva hay sensaciones que se asocian con experiencias anteriormente vívidas, me queda claro; pero en realidad ninguna impresión será igual a la otra porque tu tiempo es ahora y jamás podría siquiera compararse con alguno del pasado, quizás ya ni siquiera exista ese momento. Déjame decirte que esto se trata de ti, solo de ti. Esta mañana, fue en la que me di cuenta que, si el viento sopla, si las nubes lloran o si la tierra decide moverse es porque profundamente tienen un deseo que debe cumplirse.

Tendremos que vivir ese momento sabiendo sobrellevarlo, pero al mismo tiempo aprovechándolo, porque se va y no regresa. Mi momento es ahora, pero entonces ¿cuál será mi permanencia?.